Dejando a un lado la tentación

¿Te haz puesto a pensar, como qué tipo de pasos deberíamos seguir, para dejar al lado la tentación? Nos enfocaremos en una área en particular: la masturbación. ¿Cómo podemos evitarla?

1. Reconoce que tal práctica es pecado ante Dios.

No pienses que es una simple debilidad ó falta sin importancia. No pienses que es un pecado el cual no puede superar. Todo pecado se puede superar y este no es la excepción. A veces tratamos de pensar que algunas cosas no son tan malas como forma de aliviarnos a nosotros mismos en nuestras conciencias pero eso no significa que no sea pecado, lo sigue siendo y aun más cuando sabemos lo que es lo bueno y no lo hacemos. Nuestra lucha es contra la carne y a eso dice la Biblia lo siguiente…

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”

Gálatas 5:24

 

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”

Colosenses 3:5

 

“Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor”.

2 Timoteo 2:22

2. Proponte ser puro para Dios

Una de las maneras más eficaces para vencer el pecado es la de “querer” agradar a Dios con nuestra vida. Cuando estamos dispuestos en nuestro espíritu a ser guiados por Dios, entonces veremos que lo podemos hacer. Hemos sido salvados para la pureza y la santificación..

“Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.”

Romanos 7:3

3. Somete a tu mente

Como el pecado de la masturbación (como todo otro pecado) tiene que ver con la mente y los pensamiento, entonces es allí donde debemos de ir a solucionarlo. Dios nos da mandamiento de que quitemos de nosotros las maneras de pensar que tienen que ver con la naturaleza pecaminosa y que nos movamos a la manera de pensar que agrada a Dios…

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre,(4) que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre,(5) creado según Dios(6) en la justicia y santidad de la verdad.”

 Efesios 4:22

Para sanar nuestra mente debemos tomar medidas que nos ayuden en el proceso. La vida de santidad nunca ha sido instantánea en ninguna persona. Los Cristianos debemos de educarnos en las cosas y comportamientos que son agradables a Dios. Si tomamos las medidas necesarias y nos dejamos guiar por Dios quien habla a nuestro corazón entonces obtendremos la victoria. Algunos pasos a seguir:

Primero, quita lo que no sirve:

Cuida tus oídos – evita ser expuesto a conversaciones que te provoquen deseos sexuales indebidos. Esto incluye la lectura de material de índole sexual.

Educa a tus ojos – evita ser expuesto a material pornográfico que te excite sexualmente. Evita mirar las personas del sexo opuesto que te atraigan mas de lo necesario.

Limita tus manos – No toques lo que no debes tocar. No toques a personas del sexo opuesto sin necesidad.

Controla tus pensamientos – Sobre todo, mantén tu mente alerta. Estate al tanto de lo que piensa. Los pensamientos son traicioneros. Es en la mente donde se peca mayormente y más fácilmente, de hecho todo pecado comienza en el pensamiento. La Biblia nos dice que la solución es “controlar nuestros pensamientos“:

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto,todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza,en esto pensad.”

Filipenses 4:8

Debemos de controlar los pensamientos llenando nuestra mente de cosas positivas para nuestra vida espiritual. No dejes que tu mente divague creando así momentos de debilidad espiritual. Por ejemplo, si entras al baño a bañarse, entra con el fin de bañarse y salir rápidamente, si vas a otra necesidad, entra de la misma manera, ten claro cual fue el propósito para el cual fue al baño.

Puedes entrar al baño pensando en las cosas de Dios, en su Palabra (La Biblia), cantando alabanza, étc. Si vas a tu cama, haz lo mismo. Piensa en las cosas de Dios.

4. Oración – Pide ayuda a Dios

Declárale a Dios en oración explícitamente el deseo de ser limpio(a) en esta área de su vida. Reconoce que eres débil pero que en Cristo todo lo puedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: