Ánimo

Si pudiera definirlo diría que es aquella acción que todos esperamos recibir que casi nadie se atreve a hacer, ¿por qué? Quizá porque la consideremos innecesaria, inútil, que esta de más, que solo es para los débiles, en fin, existe un carrusel de palabras para desmeritar esta noble e importante labor dentro de cualquier grupo social: el ánimo.

¿Cuándo fue la última vez que motivaste a alguien? Animar a las personas, es algo que quizá enfoquemos más en las pláticas motivadoras, donde grandes oradores expresan mediante argumentos metafísicos, elocuentes y lógicos, que no hay razón para estar triste y que la solución es salir adelante por tus propios méritos, casi todas las pláticas motivadoras se resumen a eso, y no es por que sea malo. Presidir ese tipo de pláticas tiene su mérito, pero hay otra alternativa.

Otras personas optan por leer libros de auto ayuda que se resumen en encontrar las respuestas en sí mismo. No obstante, la Biblia nos ofrece una visión distinta.

Dice la Biblia lo siguiente:

Así que, anímense los unos a los otros con estas enseñanzas

1 Tesalonicenses 4.18 (Traducción al Lenguaje Actual)

Cuando habla de estas enseñanzas, se refiere a lo escrito en la palabra de Dios, pero ¿por qué Pablo sugiere esto a la iglesia? Porque tanto él, como la misma palabra de Dios se adelantaban a una necesidad que obviamente iba a surgir en el ser humano.

Algo que debemos entender, es que Dios no nos hizo para estar solos, la compañía complementa nuestra existencia, uno de los propósitos de ese compañerismo, es el animarnos unos a otros.

¿Por qué? Porque Dios nunca ignoró que íbamos a pasar por problemas, por situaciones complicadas que harían que dudáramos de nuestra fe, en  otra cita se menciona lo siguiente:

Por eso, anímense los unos a los otros, y ayúdense a fortalecer su vida cristiana, como ya lo están haciendo

1 Tesalonicenses 5.11 (Traducción al Lenguaje Actual)

La Biblia es muy incisiva en este punto, porque el ser humano es débil, y propenso a caer, por ello, nos invita a nosotros los cristianos a fortalecernos entre nosotros. No nos invita a superar las etapas de la vida solos, vivir solamente buscando a Dios y punto. Entendamos esto, parte de nuestra vida cristiana y amor a Dios, se complementa con el compañerismo. Por lo tanto, animar a otros es muestra de que tenemos un amor legítimo por nuestro prójimo (Mateo 12.31) y mediante esto, le demostramos a Dios que le amamos (Mateo 12.29-30).

Por último, la Biblia nuevamente menciona este punto, recordándonos lo importante que es la comunión entre los creyentes.

Tratemos de ayudarnos unos a otros, y de amarnos y hacer lo bueno.

Hebreos 10.24 (Traducción al Lenguaje Actual)

Antes de concluir, quizá el primer argumento para ti sea, ¿por qué voy a motivar a los demás creyentes, si nadie más ha hecho por mi? Para ti, que piensas eso, te tengo dos razones, la primera es, que todo lo siembres, eso vas a cosechar (Gálatas 6.7); por otro lado, comienza siendo diferente, marcando una tendencia a través de tu actitud, motivando, animando y demostrándole tu amor a los creyentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: