Discusiones

Es innegable, todos le asignamos un valor importante a nuestra opinión, nuestros juicios o nuestra de manera de pensar, sería extraño y poco común que haya una persona que menosprecie siempre su opinión. Nuestra opinión la formamos a base de experiencias y conocimiento, y eso puede o no influir en que le demos todavía más peso.

Lo cierto es que nuestra opinión será muy distinta a la de los demás y va a ser más común encontrarnos personas que piensen distinto a nosotros, y no tiene que ser algo que nos asuste, todo lo contrario, es normal, pensamos distinto.

El problema surge, cuando queremos amoldar a las personas de acuerdo a nuestra manera de pensar, menospreciando la forma en que piensan otros, como si en algún punto, se pudiera tener la verdad de las cosas.

Honestamente todos hemos llegado a discutir con las personas, ya sea sobre política, fútbol o hasta religión, pero tristemente esas discusiones nunca terminan bien. O ¿recuerdas alguna ocasión en que discutiendo con alguien, la otra persona reconoció que tenías razón y hasta te dio las gracias? La mayoría de las veces terminan muy mal.

La Biblia dice:

No prestes atención a discusiones que no ayudan en nada. Los que así discuten siempre terminan peleando.

2 Timoteo 2.23 (Traducción al Lenguaje Actual)

Además de esto, la Biblia también nos dice:

No dejes que nadie olvide estas cosas. Pon a Dios como testigo, y advierte a los miembros de la iglesia que no deben seguir discutiendo. Esas discusiones no ayudan a nadie, y dañan a quienes las oyen.

2 Timoteo 2.14 (Traducción al Lenguaje Actual)

Además de no traer beneficios para los protagonistas de la discusión, tampoco es de provecho para quienes están presenciando esa situación. Tengamos cuidado y tomemos el consejo que nos da la palabra de Dios.

La respuesta amable calma el enojo;
la respuesta grosera lo enciende más.

Proverbios 15.1 (Traducción al Lenguaje Actual)

Cuando se nos presenten situaciones en donde pueda haber una discusión, respondamos con humildad, apliquemos la regla de oro con nuestro prójimo.

Por último, la Biblia nos aconseja:

No te creas muy sabio;
obedece a Dios y aléjate del mal

Proverbios 3.7 (Traducción al Lenguaje Actual)

No pensemos que por nuestra manera de pensar somos sabios, la mayor sabiduría que podemos tener es amar a Dios, y guardar su palabra, eso es más importante que ganar discusiones.

Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Silvina Arguello 22 enero, 2016 — 05:48

    Hola Buen día. Me encanta todo lo que pones sobrereflexión . Me uno pq me interesa. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: