¿Cómo ser exitoso?

Todos anhelamos el éxito y ser exitosos, desde que comenzamos un proyecto, un trabajo, en fin, algo que consideramos importante y al que le vamos a dedicar gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo.

No obstante, no siempre que se comienza algo, se alcanza el exitoso, de hecho el margen de diferenciación entre una persona que tuvo éxito y la que no es amplio, inclinándose mayormente en la segunda opción,

Pero ¿por qué? ¿por qué muchos fracasan y pocos lo logran? Cada autor, líder de opinión, filósofo o famoso, tendrá su versión, su formula secreta, por la que alcanzaron a ser lo que son.

Sin embargo, existe un principio que lo podemos encontrar en está pequeña historia, reflexionemos en ella.

En el reino de Dios pasará lo mismo que sucedió cierta vez, cuando un hombre decidió irse de viaje. Llamó a sus empleados y les encargó su dinero. El hombre sabía muy bien lo que cada uno podía hacer. Por eso, a uno de ellos le entregó cinco mil monedas, a otro dos mil, y a otro mil. Luego se fue de viaje.

»El empleado que había recibido cinco mil monedas hizo negocios con ellas, y logró ganar otras cinco mil. El que recibió dos mil monedas ganó otras dos mil. Pero el que recibió mil monedas fue y las escondió bajo tierra.

 »Mucho tiempo después, el hombre que se había ido de viaje regresó, y quiso arreglar cuentas con sus empleados. Llegó el que había recibido cinco mil monedas, se las entregó junto con otras cinco mil y le dijo: “Señor, usted me dio cinco mil monedas, y aquí tiene otras cinco mil que yo gané.”

»El hombre le dijo: “¡Excelente! Eres un empleado bueno, y se puede confiar en ti. Ya que cuidaste bien lo poco que te di, ahora voy a encargarte cosas más importantes. Vamos a celebrarlo.”

»Después llegó el empleado que había recibido dos mil monedas, y le dijo: “Señor, usted me dio dos mil monedas, y aquí tiene otras dos mil que yo gané.”

»El hombre le contestó: “¡Excelente! Eres un empleado bueno, y se puede confiar en ti. Ya que cuidaste bien lo poco que te di, ahora voy a encargarte cosas más importantes. Vamos a celebrarlo.”

»Por último, llegó el empleado que había recibido mil monedas, y dijo: “Señor, yo sabía que usted es un hombre muy exigente, que pide hasta lo imposible. Por eso me dio miedo, y escondí el dinero bajo tierra. Aquí le devuelvo exactamente sus mil monedas.”

»El hombre le respondió: “Eres un empleado malo y perezoso. Si sabías que soy muy exigente, ¿por qué no llevaste el dinero al banco? Así, al volver, yo recibiría el dinero que te di, más los intereses.”

»Entonces el hombre dijo a sus ayudantes: “Quítenle a éste las mil monedas, y dénselas al que tiene diez mil. Porque al que tiene mucho se le dará más, y le sobrará; pero al que no tiene nada, hasta lo poco que tiene se le quitará. Y a este empleado inútil, échenlo afuera, a la oscuridad; allí tendrá tanto miedo que llorará y le rechinarán de terror los dientes.”

Mateo 25.14-30

¿Cuál habrá sido el común denominador de los dos hombres que tuvieron éxito con el dinero que se les dio? Yo puedo destacar dos cosas:

  • Administración
  • Fidelidad

Administración en ocupar lo que se les otorgó, de manera sabia para hacer más dinero. Fueron inteligentes y se crearon una oportunidad con lo que tenían.

Fidelidad en aceptar esa cantidad y fijarse hacer más, no se detuvieron a ver que era poco o mucho, a preocuparse porque iban a fallar o hacer una mala inversión; fueron pro activos y duplicaron lo que se les había dado.

En esto último es donde poco nos detenemos, nunca estamos conformes con nuestro trabajo, queremos ganar más por hacer menos y cuando podemos, hasta hacemos algo ilegal, porque todos lo hacen, además “necesito ver por mis intereses”. Pues efectivamente esa actitud, nos tiene en donde estamos.

Comencemos siendo fieles, con nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros proyectos, no lo veamos como poco, porque para el ser humano, nunca es suficiente, no va a haber un momento en donde diga: “Uf, me canse de hacer dinero”. Si tienes un proyecto, mantente fiel a esa idea y no te rindas, invierte en ello y apuesta por él como si fuera el mejor proyecto de la historia.

Se fiel a tus ideas, se fiel a lo que tienes, se fiel a Dios sobre todo, y te aseguro que en todo lo que emprendas, te irá bien.

Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Espectacular ,
    Yo despues de 25 años de ser empleado
    Ya estos pensando a mediano plazo de tener mi propio negocio……..
    Felicitaciones excelente publicacion.
    Dios te Bendiga… !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: