¿Cómo cambiar mi ciudad?

Un pensamiento muy presente en la mentalidad de los latinos es la ilusión de ver un gobernante que cambie su país. Por muy contradictorio o irónico que parezca, hablan mal de sus gobernantes, pero mantienen la fe y esperanza en que uno de ellos sea diferente y cumpla sus deseos.

Sea o no de un partido político, tenga origen humilde o se de una familia acomodada; sigue siendo un funcionario, que debe servir a la nación, sin embargo, esperar por años y años que una persona completamente ajena a nosotros decida “hacer algo bueno por nuestro país”, involucra cierto grado de fantasía.

¿Por qué? Imagina que tú eres esa persona, ese gobernador que tanto críticas y hasta te molestas en hacerle memes, te refieres a él como un ignorante total de la situación social de tu país. ¿Será fácil tomar sus decisiones? ¿Será que desde tu posición puedas hacer que de un momento a otro, todos dejen de ser corruptos? ¿De verdad crees (y te hablo de una manera lógica) que alguien decida por sí mismo dejar de robar, solo porque es lo correcto, cuando toda su vida lo ha hecho?

Entonces, ¿qué debo esperar? Nada, ese es el problema, que nos la vivimos esperando a que alguien haga algo, permaneciendo en la posición cómoda de quejarnos y quejarnos y expresar nuestra inconformidad con manifestaciones, pancartas y publicaciones en Facebook para que todos le den “like”. Que triste, porque hasta hoy, eso no ha provocado ningún cambio, todo lo contrario, nos ha hecho más pasivos.

¿Una guerra? Mucho menos, en una guerra, nadie gana; lo que necesita tu país y el mío, es un cambio más profundo y radical, que llevará tiempo, pero por lo mismo, su impacto será más trascendente.

Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida;
Mas por la boca de los impíos será trastornada.

Proverbios 11.11

La biblia nos da la respuesta, si quieres ver un mejor país, sé tu la bendición. ¿Cómo es esto? Sé tú el ejemplo que quieres ver. ¿Cómo? Sé honesto, humilde, bondadoso, amable … No esperes a que otros lo sean, comienza por ti mismo.

Por favor, no seas de esa mentalidad negativa y digas que eso no sirve de nada, porque la razón por la que estamos así, es por falta de valores, pero sobre todo por falta de Dios en su corazón. Si tuviéramos estos valores, nuestro país, vería los resultados. No puedes exigir algo que tú no ofreces, es cierto, desde tu posición, quizá no logres impactar mucho, pero poco a poco se va a dar el cambio.

Recuerda, alguna vez todos los funcionarios, fueron ciudadanos como tú y como yo, también ellos sintieron molestia e impotencia por ver a su país envuelto en corrupción, pero ¿por qué ahora son ellos los corruptos? Pues simple, porque no procuraron, desarrollar una vida con valores y ser bendición para su nación.

El cambio está en ti mismo y en las personas que logres influenciar; ¿qué esperas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: