¿Cómo renovar mis fuerzas?

No existe ser humano que ame los fines de semana, porque es la parte de la semana en donde podemos divertirnos, hacer las actividades que por trabajo o escuela no hacemos los demás días; por esto mismo, estos son los días predilectos para descansar.

Pero ¿no te ha pasado que a veces los fines de semana no son suficientes para descansar? Que nos hace falta otro día más a la semana para descansar o que el domingo tenga otras 24 horas, porque no dormimos lo suficiente. Desafortunadamente ninguna de éstas opciones son viables, podemos recurrir a masajes o terapias relajantes, pero cuando hay demasiado trabajo o problemas, el estrés nos fastiga, llegando hasta nuestros límites. Y aún, llegando hasta nuestros límites, no es posible recuperarnos del vaivén de nuestra rutina diaria.

No obstante, la Biblia habla de una manera en la cuál nosotros podemos recuperar nuestras fuerzas, incluso superando las fuerzas que anteriormente teníamos, una renovación completa de nuestro ser.

Pero los que confían en el Señor
renovarán sus fuerzas;
volarán como las águilas:
correrán y no se fatigarán,
caminarán y no se cansarán.

Isaías 40.31

La premisa es la siguiente, confía en Dios y él renovará tus fuerzas, así es, no tú, Él lo va a hacer; el primer caso es reconocer cuando llegaste a tus límites, que lo que estaba dentro de tus posibilidades ya terminó. Curiosamente ese es el paso más difícil, porque nuestro orgullo detiene ese espíritu de humildad que nos permita admitir, que necesitamos ayuda.

Y ¿ayuda de Dios? te preguntarás, claro que sí, Dios quiere ayudarnos, pero nos invita a confiar en Él; Dios no desea que fracases en tus proyectos, en la obra que realizas, Él quiere que triunfes, pero debes confiar, es difícil, pero necesario. Confiar tus energías a Él, te permitirá descubrir fuerzas en ti, que no conocías.

Posteriormente hace una analogía sobre las águilas, en la que expone que, recibiendo fuerzas de Dios, se volará como un águila, un ave, puede a través de su vuelo llegar a distancias impensables, para un animal terrestre; puede ver escenarios que otra especie, por sus limitaciones, jamás soñaría, ahora aplica eso en tu vida, e imagina lo que Dios, desea hacer contigo.

También nos habla de que, aquel que recibe fuerzas de Dios, “correrá y no se fatigará, caminará y no se cansará”, por supuesto que también habla en sentido figurado, sobre las fuerzas extra, sobre ese valor añadido que recibimos al confiar en Él. Además nos habla de un poder que no conoce límites, de una renovación constante de fuerza.

Con todas estas bondades ¿qué estás esperando para confiar en Dios? Renueva tus fuerzas si estás cansado de la monotonía de tu día, del estrés de tu trabajo, de la situación difícil en tu economía, de los problemas familiares; renueva tus fuerzas ahora mismo y lucha en tu vida, con la fortaleza de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: